· Rasgatto, lo que quiere tu gato · Envíos a todo el país · Venta minorista y mayorista

Debería cepillar a mi gato?

¿Debería cepillar a mi gato? ¿Sirve para algo o es perjudicial? ¿Con qué frecuencia debería hacerlo?


Todo el mundo sabe que los gatos son de los animales que más se preocupan por su aseo. 🛁 ¿Quién no ha visto a su gato tomar un largo baño acostado al solcito o lamerse las patitas para lavarse la cara después de comer algo rico?

Entonces, ¿qué puede aportarle a un animal que se limpia y peina solo que lo cepillemos? ¿Sirve para algo?

La respuesta es un sí rotundo.


Te cuento todos los beneficios que cinco minutos de cepillado pueden proporcionarle a tu gato:


😸 Elimina la suciedad y el pelo muerto. Esto, además de contribuir a que tu gato luzca mejor, evita que al lamerse para acicalarse trague grandes cantidades de pelo que pueden generar problemas gastrointestinales. Es decir, nos ayuda a evitar las famosas bolas de pelo que hacen que tu gato se ahogue y vomite. Cuanto más pelo muerto retires al cepillar, menos queda para que tu gato trague al lavarse.


😸 En el mismo sentido, ayuda a disminuir la cantidad de pelo que el gato suelta en tu hogar (sí, ayuda a disminuir la cantidad de pelitos que te deja en la ropa también, jaja)


😸 Estimula la circulación sanguínea, mejora el estado de la piel y el tono muscular.


😸 Contribuye a alisar el pelo, lo cual mejora notablemente sus propiedades de aislamiento, facilitando la regulación de la temperatura corporal.


😸 Ofrece una oportunidad ideal para revisar el estado general de la piel de tu gato y chequear por posibles heridas o bultos. También es un buen momento para chequear que tu gato no tenga pulgas.


😸 Genera una situación placentera para tu gato y un momento ideal para fortalecer tu relación con él.



¿Cuál es la mejor forma de comenzar con el cepillado?


Por un lado, como siempre, es mejor si lo acostumbrás de pequeño para que desde temprano genere una asociación positiva con el momento del cepillado y no sea algo que le genere displacer o malestar.

Por otro lado, lo mejor que podés hacer es ofrecerle el cepillo para que lo huela, lo muerda, lo conozca, y lo más probable es que solito empiece a frotar su cara y su cabeza contra las cerdas. Una vez logrado esto, podés avanzar con el cepillado por todo su cuerpo, siempre respetando los límites que tu gato vaya poniendo y prestando atención a en cuáles zonas de su cuerpo le gusta más ser cepillado.

Es mejor siempre cepillar el pelo en el sentido que crece y sin aplicar presión de más, para no lastimar a tu gato con tirones innecesarios.

Por último, ofrecerle un premio comestible que le guste al final de la sesión de cepillado es una excelente forma de generar una asociación positiva.


¿Con qué frecuencia debería hacerlo?

Si tu gato es de pelo corto, basta con que lo hagas una vez por semana. Si, en cambio, tu gato tiene el pelaje muy largo, es conveniente que la frecuencia de cepillado sea mayor para evitar la formación de nudos.


Y vos, ¿cepillás a tu gato?


Ahora que ya conocés todos los beneficios, podés empezar a hacerlo. 😉

Mi carrito